Entrenar en pareja: ¿es buena idea?

Si algo tenemos claro, es que entrenar es un hábito imprescindible en un estilo de vida saludable. Ahora bien, hay tantas maneras de hacerlo, actividades y métodos como personas en el mundo. Porque sí, cada uno de nosotros somos únicos, con unas necesidades, gustos y objetivos distintos. Existe la posibilidad de entrenar en casa, en el gym, en otros centros deportivos, solos, acompañados, al aire libre o bajo techo, con o sin música… ¡El camino de ir formando nuestra personalidad en el ámbito deportivo es apasionante! Hoy queremos hablar sobre entrenar en pareja, ¿es o no una buena idea? ¿Tú qué opinas?

En Entrena Virtual sabemos que cada persona tiene sus propias circunstancias y necesidades. Es por eso que ponemos a tu disposición una gran plataforma de entrenamiento con un sinfín de posibilidades, para que construir tu rutina personalizada sea más fácil que nunca. Podrás adaptar las clases a tus horarios y no habrá excusa para dejar de estar en forma y de apostar por una buena salud física y mental. Si aún no formas parte de la gran familia, prueba 5 días GRATIS y disfruta de todo lo que tenemos para ti. ¿A qué esperas para dar el paso?

¿Tu amigo o amiga te insiste en que le acompañes a entrenar, pero te cuesta tomar la decisión? ¿Quieres servir de guía para algún familiar, pero te da miedo ralentizar tu evolución? ¿Tu pareja te ha propuesto entrenar juntos, pero no acabas de decidirte? Si entrenas en pareja o tienes la posibilidad de hacerlo próximamente, sigue leyendo para tener presentes algunas consideraciones y tomar la decisión más adecuada.

Entrenar en pareja: ¿sí o no?

Lo primero que queremos dejar claro es que lo más importante por encima de todo es que empieces a moverte. Para esto puedes necesitar un acompañante para empezar y esto no es ningún problema. Hay quienes entrenan mejor solos y quienes aprovechan el empujón de otra persona para iniciarse. Si es tu caso, ¡adelante! ¡Atrévete! Deja los miedos y las inseguridades a un lado y ponte manos a la obra, ya sea en casa o en un gimnasio. Lo importante es moverte y poco a poco ir adquiriendo herramientas para sentir confianza e independencia en este sentido. Pero paso a paso.

Asimismo, si estás tratando de animar a alguien a entrenar contigo, no hay nada que puedas hacer mejor por otra persona que ayudarla a integrar en su vida el hábito deportivo. Entrenar en pareja puede tener muchas ventajas, aunque también es conveniente prestar atención a algunos aspectos para que no juegue en vuestra contra.

Ya seáis familiares, pareja, amigos, conocidos… tomad nota de estos tips para que vuestro entrenamiento sea 100 % efectivo y utilicéis el entrenamiento en pareja como una fortaleza y no como una debilidad. ¡Vamos allá!

Respetar el nivel individual

Tan importante es no rebajar el nivel como no exigir más de lo que se puede dar. Si vas a entrenar con alguien más experimentado, no te compares ni pretendas tener la misma fuerza, resistencia, flexibilidad, etc., que la otra persona. Tienes que ser consciente de tu nivel actual y trabajar para mejorar, con independencia de lo que haga el resto. Claro que podéis hacer los mismos ejercicios de manera general, pero adaptados a las condiciones individuales. De lo contrario, es muy probable que te invada la inseguridad, la frustración y la desgana y acabes por tirar la toalla. Pide consejos siempre que lo necesites, pregunta tus dudas acerca de la ejecución o el uso de los materiales y trabaja de manera individual. Pronto serás una versión muy mejorada de ti mismo.

Si, por el contrario, vas a entrenar con alguien con un nivel bastante inferior, no caigas en el error de bajar la intensidad. Claro que de manera aislada puedes reducir la exigencia para tratar de acompañar, pero de manera habitual sigue con tu evolución y retándote a ti mismo para que entrenar acompañado no estanque tu proyección.

Ojo a las distracciones

Nos atrevemos a lanzar la siguiente premisa: como no tengáis ambos una actitud similar y una forma de ver el entrenamiento parecida… es muy probable que el menos entregado acabe por arrastrar al otro. ¿Cómo? Faltando algún día al entrenamiento, utilizando el tiempo de trabajo para socializar o contar historietas, enseñando las últimas novedades de las redes sociales, etc. Si te identificas con el más responsable, no dejes que la actitud menos disciplinada del otro te arrastre. Explícale que el tiempo de entrenamiento es tiempo de mejorar, darlo todo y avanzar… ¡La fuerza no aumenta solo con ir al gym, hay que trabajarla!

Por el contrario, si crees que tu actitud puede ser la que arrastre a otros, reflexiona acerca de ello y trata de entender que la adherencia al entrenamiento se consolida cuando se comprenden y experimentan los beneficios del trabajo bien hecho sobre el cuerpo y la mente. Respeta esto y tu visión sobre el ejercicio físico evolucionará y te llevará a un lugar donde nunca habías imaginado estar.

Disfrutad de vuestra compañía

Entrenar forma parte de un proceso de transformación integral para muchas personas. Entrenando se viven experiencias que pueden ser aún más especiales si se comparten. Disfruta de todos los aprendizajes que las personas de tu entorno deportivo te puedan proporcionar. Aprende con humildad, participa en nuevas experiencias que te saquen de tu zona de confort, vive tus fortalezas y debilidades con dignidad y amplía tu círculo social si crees que lo necesitas. Entrenar une y junto a tu pareja de batallas puedes construir recuerdos y anécdotas muy especiales.

Motivación en equipo

A rasgos generales entrenar en pareja puede ser muy positivo para muchas personas. Por supuesto, hay quienes tienen claro que prefieren entrenar solos, pues es su momento de desconexión, autocuidado, conexión interna, liberación de estrés… Pero muchos otros buscan sentirse acompañados, compartir su tiempo… Una de las mayores ventajas es que siempre habrá uno de los dos dispuesto a empujar al otro cuando flaquee, que celebre cada triunfo como propio y que sirva de motivación cuando esta se pierda. Porque recuerda que la motivación es importante, pero depender siempre ella es un error, pues son la disciplina y la capacidad de perseverar las que hacen que el hábito perdure. Entre dos, puede resultar más sencillo a veces.

¡No olvides que para entrenar en pareja no siempre debéis estar físicamente juntos! En Entrena Virtual muchas personas realizan los mismos entrenamientos desde sus casas, cuadran los horarios y se animan para hacer equipo en esta experiencia deportiva de altura. Encuentra la vía que mejor te siente para estar activo y dar lo mejor de ti a diario. Si nos necesitas, ¡te acompañamos!

 

Sigue leyendo sobre Consejos

Rutina semanal de entrenamiento con Entrena Virtual

Si algo tenemos claro, es que entrenar es para todos. Ahora bien, no todos tenemos las mismas circunstancias, gustos y objetivos. Por eso, adaptar la actividad, la frecuencia y los métodos a las necesidades individuales es esencial para lograr la adherencia necesaria....

Tips para aliviar las agujetas y seguir entrenando

Especialmente si has retomado la actividad física después de un tiempo de inactividad, es posible que estés experimentando dolor en tu cuerpo tras las sesiones. También si entrenas a una intensidad más elevada de la habitual o si has trabajado una zona muscular que no...

El secreto del éxito está en la actitud, ¡sin excusas!

Si alguna vez te has planteado un objetivo y a día de hoy todavía te lamentas por no haberlo logrado, deja de hacerlo. No hay una única oportunidad para conseguir aquello que de verdad queremos, pues cada error es un nuevo aprendizaje que, lejos de hacernos fracasar,...

Tu mejor tú