Salud mental y entrenamiento

Entrenar es un pilar fundamental de un estilo de vida saludable, además de garantizar una mejor calidad de vida por más tiempo. Y es que son muchos los beneficios de contar con una rutina deportiva diaria que te permita estar en movimiento y trabajar la fuerza junto a otras habilidades. Pero no solo influye en la parte física; salud mental y entrenamiento están muy conectados. Hoy te contamos más acerca de esta relación tan poderosa.

Es frecuente que muchas personas se inicien en la práctica deportiva porque quieren mejorar su estado de forma física, perder unos kilos de más, por recomendación médica o porque se han marcado objetivos y quieren lograr unos determinados resultados en su cuerpo. Y es sabido por todos que entrenar tiene unos efectos muy efectivos y notorios en este sentido.

Hay quienes, tras entrenar durante un tiempo, descubren su gran potencial físico; ven en el espejo esa imagen que siempre habían deseado; se sienten más capaces y hábiles a la hora de afrontar la rutina cotidiana; experimentan un aumento de la energía que les permite estar disponibles en las demandas del día; mejoran sus pruebas médicas y un largo etcétera que hace del entrenamiento un poderoso hábito.

Ahora bien, por si esto fuera poco, el entrenamiento también tiene un gran impacto en la parcela mental y emocional de la salud. En este sentido, no es raro que sepamos de muchas otras personas que han decidido empezar a entrenar para rebajar su estrés, reducir su ansiedad, paliar un estado de tristeza o superar un momento complicado de su vida.

Salud mental y entrenamiento

La actividad física repercute enormemente es la salud mental y por eso es un hábito que no debemos infravalorar. No se trata de tener ganas de entrenar a diario, de ser el mejor haciéndolo, de tener unas grandes habilidades… ni siquiera se trata de que nos apasione y tengamos una motivación enorme. Claro que todo esto puede ocurrir y es genial, pero partiendo siempre de la base de que hay que entrenar, porque es un acto de amor propio.

En Entrena Virtual conocemos a diario muchos testimonios de personas que aseguran que entrenar ha supuesto un antes y un después en su vida. Algunos ejemplos que puedes ver en nuestras redes sociales: «llevo poco tiempo con vosotros y ya empiezo a notar cositas, como tener menos ansiedad», «llevo tres años con vosotros, entrenando cada día, y me ha cambiado la vida», «lo que más he notado además de la parte física es el humor, estoy mucho más positiva y con ganas de todo», «es mi momento del día, acabas siempre mejor de como empiezas», «ya no podría vivir de otra manera, me siento fuerte, con vitalidad y muy motivada».

Mejora la respuesta al estrés

El estrés es una constante en nuestra sociedad. Muchas personas viven estresadas y, lo peor, puede llegar a interpretarse como una señal de éxito: personas más estresadas, personas más ocupadas, más interesantes, más emprendedoras, más, más y más. Y entre tantos «más», el estrés va perjudicando la salud y en el bienestar general. El entrenamiento y la actividad física en general reduce la tensión acumulada y el estrés, además de suponer un tiempo de dedicación a uno mismo y al autocuidado.

No te equivoques, el éxito en cualquier ámbito se logra a través de la conciencia de uno mismo, del cuidado de la salud y del tiempo para disfrutar de las personas amadas y de las actividades más disfrutadas, sean o no productivas, sean o no rentables (alerta spoiler: siempre son rentables si las disfrutas).

El ejercicio físico aumenta el bienestar general

El ejercicio físico hace que liberemos las conocidas hormonas de la felicidad y esto se manifiesta como una agradable sensación de bienestar. Esta sensación es, de hecho, un empujón para muchas personas en esos días en los que la motivación falla. Y es que solo con imaginarse después de haber entrenado, más reguladas, con el cuerpo relajado y la mente clara, una duchita y a seguir con el día… ¡Merece la pena y mucho!

Y, bueno, si eres principiante, ¡puede que las agujetas iniciales no te dejen ver el resto! No te rindas, permanece en el camino porque lo que viene por delante es insuperable.

Sensación de mayor capacidad

Cuando una persona entrena se siente más fuerte y capaz, aspecto que repercute en todos los campos de la vida. El entrenamiento es una pequeña parcela que te demuestra que puedes ser constante, que puedes ir a por tu objetivo a pesar de los contratiempos, que eres capaz de encontrar la fuerza de voluntad cuando la motivación flaquea… Poco a poco, cuando los resultados se hacen evidentes, es normal experimentar un sentimiento de triunfo, de capacidad, control y poder. Tus pensamientos marcan tu realidad y entrenando, sin duda, la realidad es mucho más amplia y se afronta con más recursos y herramientas.

Si todavía no formas parte de la familia Entrena Virtual, no dudes en suscribirte a la plataforma y empezar a disfrutar de 5 días de prueba GRATIS. Te encantará todo lo que tenemos para ofrecerte y, sobre todo, cómo estarás cada día más cerca de tu mejor versión. Salud mental y entrenamiento van de la mano, ¿cuándo vas a dar el primer paso?

Sigue leyendo sobre Cuerpo y mente

El yoga es para todos, ¡descúbrelo!

El yoga es una práctica cada vez más popular por los grandes beneficios que aporta. Y es que personas con distintos objetivos y circunstancias pueden encontrar en el yoga una vía para alcanzar su mejor versión y desarrollar todo su potencial en los distintos aspectos...

Ejercicio físico: antidepresivo natural a tu alcance

Es sabido por todos que el ejercicio físico repercute muy positivamente en la salud de quienes lo practican. Siempre se ha dado mucha importancia a los beneficios del entrenamiento sobre la parte física de la salud; sin embargo, con el paso del tiempo, numerosos...

La importancia de la rutina para un mayor bienestar

Es frecuente asociar el término «rutina» a una connotación negativa, de monotonía o aburrimiento. No obstante, esta es una herramienta muy útil por muchos motivos que hoy vamos a contarte. ¿Lo básico? Construir una a medida, que sea satisfactoria, personalizada y...

Tu mejor tú