El secreto del éxito está en la actitud, ¡sin excusas!

Si alguna vez te has planteado un objetivo y a día de hoy todavía te lamentas por no haberlo logrado, deja de hacerlo. No hay una única oportunidad para conseguir aquello que de verdad queremos, pues cada error es un nuevo aprendizaje que, lejos de hacernos fracasar, nos transforma en personas más completas y preparadas para seguir avanzando. No tires la toalla ni te desanimes cuando algo no sale bien. ¡El secreto del éxito está en la actitud!

Uno de los secretos para hacer de nuestros sueños y fantasías la realidad que tanto deseamos es dejar de compararnos con el resto. Cada persona es un mundo con unas circunstancias propias y, por ello, es absurdo medir nuestro valor en relación a lo que los demás consiguen. Si vas a mirar a tu alrededor que sea para aprender e inspirarte, nunca para sentirte inferior. Si de verdad tienes un objetivo, lucha por él y traza tantos planes de acción como sean necesarios.

No está de más que en el camino te replantees si ese propósito sigue siendo tan importante para ti como lo era en el inicio. Y es que muchas veces nos enfocamos en cruzar una meta que ya no nos satisface, porque ha dejado de tener el sentido que antes tenía. Reflexiona a diario, agradece las herramientas con las que cuentas y fórmate para construir nuevas. Mantente en contacto contigo mismo y lucha, utilizando a tu «yo» de ayer como punto de referencia. ¿Hoy estás más cerca? ¡Vas por buen camino! Cada día eres más fuerte, ¡cada día eres mejor!

El secreto del éxito: ¿qué opción eliges?

A pesar de todo intento motivador, la realidad es que hay días buenos y días malos; momentos en los que todo tiene mucho sentido y otros en los que la ilusión flaquea. ¿Sabes qué? Que está bien, es normal, válido e incluso positivo. Sentir emociones agradables a diario y estar siempre en la cima de la motivación no es creíble ni realista, así que si estas son tus expectativas… ¡recapacita!

El secreto del éxito no es otro más que el trabajo duro, la constancia y la disciplina; la capacidad de reflexión, la certeza de que vamos en la dirección correcta. Y es que lo importante no es el fin, sino el camino. Cuando nos enfocamos en el paso a paso, el destino no solo se define, además se acerca.

Tras un día malo, tienes dos opciones:

  1. Desistir: «esto no es para mí», «nunca lo voy a lograr», «no pienso volver a intentarlo».
  2. Persistir: «hoy no es mi día», «lo veo todo más oscuro, pero sé que mañana lo veré con otros ojos y lo conseguiré tarde o temprano».

Tomar un camino u otro, cada mal día, marca la diferencia entre evolucionar o quedarse estancado. ¿Tú qué eliges?

El secreto del éxito está en la actitud

Optando por la segunda opción y tomando una actitud positiva, lograrás:

  • Entenderte y respetarte en esos días en los que te sientes sobrepasado.
  • Recargar energía, desconectar y volver a pisar más fuerte cuando vuelva la motivación.
  • Tomar las riendas de tu vida y hacerte responsable de tu situación, tanto cuando te sale como quieres como cuando no.
  • Recordar que mostrar una actitud positiva no consiste en estar bien siempre, sino en ver los errores o circunstancias adversas como oportunidades de crecer.
  • No caer en una actitud de derrota ni victimizarte. Eres dueño de tus acciones.
  • Acercarte poco a poco a tu mejor versión y madurar.
  • Aumentar tu autoestima, saber que te reinventas, que eres capaz de adaptarte e incluso de cambiar tu objetivo si este ha dejado de ser importante.
  • Aprovechar tu día a día, no dejar que el miedo te frene y saber gestionar tu mundo emocional.

Es esencial que, si notas que algo no va bien en ti, que a pesar de saber que el secreto del éxito está en la actitud hay algo que te frena, consultes con un profesional de la psicología. Es normal sentir a veces que uno no es capaz de avanzar porque tiene ciertas limitaciones. ¡Cuida tu salud física y mental y disfruta de una vida satisfactoria!

¿Ya entrenas tu fuerza?

Hacer ejercicio y entrenar la fuerza, con el objetivo de mejorar tu composición corporal, va mucho más allá del aspecto estético. El resultado de una rutina deportiva constante es mayor bienestar físico, pero también mental. Debes saber que trabajando tus músculos no solo consigues un cuerpo más fuerte, también una mente más sana, estable y equilibrada. Así que, sí, a través del entrenamiento puedes acercarte a tus objetivos, sean cuales sean, porque una mente clara respaldada por una buena salud hace maravillas. Si aún no formas parte de Entrena Virtual, suscríbete a la plataforma sin excusas, hay un lugar para ti. ¡Te esperamos!

Sigue leyendo sobre Consejos | Cuerpo y mente

La importancia de la rutina para un mayor bienestar

Es frecuente asociar el término «rutina» a una connotación negativa, de monotonía o aburrimiento. No obstante, esta es una herramienta muy útil por muchos motivos que hoy vamos a contarte. ¿Lo básico? Construir una a medida, que sea satisfactoria, personalizada y...

Rutina semanal de entrenamiento con Entrena Virtual

Si algo tenemos claro, es que entrenar es para todos. Ahora bien, no todos tenemos las mismas circunstancias, gustos y objetivos. Por eso, adaptar la actividad, la frecuencia y los métodos a las necesidades individuales es esencial para lograr la adherencia necesaria....

Tips para aliviar las agujetas y seguir entrenando

Especialmente si has retomado la actividad física después de un tiempo de inactividad, es posible que estés experimentando dolor en tu cuerpo tras las sesiones. También si entrenas a una intensidad más elevada de la habitual o si has trabajado una zona muscular que no...

Tu mejor tú